miércoles, 16 de septiembre de 2009

Cables

Los que nos unen. Los que nos separan. Los que podrían transportar besos, abrazos, pellizcos, desastres amorosos, crímenes, injurias, verdades, mentiras, cariños, rencores, tus fotos, mis vídeos pero quizás sólo lleven fuerza bruta para poner en marcha un aire acondicionado. Quien sabe. Lo curioso está en la forma de cambiar de dirección, como en la vida con las personas, hay quien lo hace directamente y quien prefiere ir pegadito a las tablas. Más recorrido pero menos sorpresas. A todo esto... el mío, en el que tu estabas paseando -buscando flores me dijiste- era el del camino del medio, cerca de la vía del tren... pero eso es otra historia.

7 comentarios:

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Luego están los que se enredan, pierden y los que ya no necesitan cables, van por el aire

Un abrazo

Rosalía dijo...

cables ... como las venas que transportan nuestra sangre en en este entramado laberíntico que es el cuerpo humano [con lo que me fascina]

cables ... como los nervios que fluctúan por nuestro interior emitiendo impulsos ... tan necesarios para sentir

Zapateiro dijo...

La tendencia es que el mundo sea inalámbrico, a ver qué hacemos.

el aguaó dijo...

Se tiró de ese cable del medio. Yo tiré en una ocasión de uno que apareció y me invadió una descarga que hasta el día de hoy no puedo evitar.

Tus fotos son instantes efímeros también amigo Antonio.

Un abrazo gordo.

El callejón de los negros dijo...

Los cables por medio... siempre se nos está pidiendo orden... el rey es el wifi... pero échame un cable..

Besazos a todos. Gracias por vuestras aportaciones, ando ahora escribiendo poco ...

Se os lee y se os quiere (a la vez...)

Antonio

Oriana P. S. dijo...

Yo creo que necesito un adaptador... a veces se me hace que no conecto bien :P Felizmente.

Saludotes.

El callejón de los negros dijo...

Oriana P.S.... sin intermediarios mejor...

un beso

Antonio