miércoles, 14 de octubre de 2009

Cabeza

No hay grupo de amigo o familiares que no tenga su cabeza. Mejor dicho el cabesa, o cabesssa a secas. En las clases pudientes era tradicional tener un primo o un hijo curita, aquí entre los que saboreamos las eses que nos comemos (en lugar de ir arrastrándolas) nos conformamos con tener al cabeza. Si además viene con el canijo la cosa puede estar niquelá, y entre los tres nos tomamos unas birras tras darle al balón en el descampao del barrio. Que no nos falten.

3 comentarios:

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Otros somos el cabezón, que se le vamos a hacer

Zapateiro dijo...

Jajajajaja, además que es verdad Antonio.

El callejón de los negros dijo...

Luz de gas... se puede ser las dos cosas...y que te llamen "el cerilla". No creo que sea tu caso je je je

Zápat, pura antropología...