miércoles, 11 de noviembre de 2009

Y puerta.


Una puerta para entrar. La misma para salir. Buenas tardes. Buenos días. Hoy no hace tanto frío como ayer. Se acortan los días. Se alargan los sueños que guardo donde nunca se perderán los olvidos.

Cuando nació El Arroyo Garabato lo hizo con fecha de caducidad. Nació para un año y ese periodo de tiempo está concluyendo. Una entrada por semana. Una foto por entrada. Una palabra para cada foto. Y un juntador de letras que daba rienda suelta a su imaginación. Espero algún día poder rematar la faena: escribir una historia con todas las palabras que fui dejando en cada piedra de este río que ahora ya mezcla sus dulces aguas con las saladas del mar. GRACIAS.

16 comentarios:

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Aquí quedarán sus aguas para darnos un chapuzón cuando tengamos un poco de calor.

Un abrazo Antonio

Humilladero y FotoBlog Humilladero dijo...

Nos plantamos en la desembocadura...
Saludos

El callejón de los negros dijo...

Luz de gas ahora podríamos esperar a que helaran y bajar patinando... un abrazo.

Humilladero...y tu bien sabes de esos sitios... que son mágicos.

Antonio

Rosalía dijo...

me da mucha pena, Antonio ... con lo que me gustaba mojarme los pies en este arroyo!
Bsos!

Zapateiro dijo...

Llegué a aficionarme a zambullirme en el arroyo, pese que soy más de secano, pero siempre nos quedará el mar y la sal de la tierra.

Un beso enorme.

Juanma dijo...

¡¡joder, joder, joder!! ¿Y por qué no sabía yo de la existencia de este arroyo? Por torpe, ¿no?

En fin, un millón de disculpas, Antonio. Y un millón de abrazos.

El callejón de los negros dijo...

Rosalía... si es por mojarse seguro que pronto encontramos otro sitio... Bessssos

Zapateiro... el mar, la mar, los mares, las mares...
Otro para ti.

Juanma pero el Arroyo si sabía de ti... porque es un chismoso... las gracias te las soy yo por tus palabras. Nos vemos el viernes.

Nos leemos.
Antonio

Mayte dijo...

Que la lluvia de tus palabras no falte...y que humedezcas siempre con tus emociones...

Bikiños!

El callejón de los negros dijo...

Mayte, la lluvia y las palabras siempre irán de la mano... de ahí que la sequía sea algo tan nefasto...

Besikiños

Antonio

Deprisa dijo...

Llego al arroyo justo cuando el arroyo llega al mar.
Espero que algún día remates la faena, será como crar un nuevo manantial.

El callejón de los negros dijo...

Deprisa llegas en buen momento no lo dudes cuando las tierras se remueven por el choque de aguas...

Saludos
Antonio

Darilea dijo...

Todo este tiempo ha sido un placer.
Si regresas, házmelo saber.
Un besito.

El callejón de los negros dijo...

Darilea igualmente. Los comentaristas sois la esencia de esta idea que efectivamente finaliza. NOS LEEMOS. Gracias y por El Callejón de los Negros te espero para pasear.

Antonio

el aguaó dijo...

Se ha cerrado el mejor garabato para bañarse, el mejor arroyo para escribir, el mejor lugar para leer imágenes, la casa donde los miércoles se nos ofrecía una historia por narrar...

Todo es efímero, pero como dijo un hombre sabio en una ocasión: "Y piensa uno que hay cosas que no deberían nunca ser efímeras".

Un abrazo enorme.

El callejón de los negros dijo...

Gracias Aguao, y nuestro río tiene meandros, propios del sur donde vivimos, que nos permiten guardar lo mejor de cada recuerdo.

(A)brazos ribereños.

Antonio

Mariola dijo...

Volverán las aguas a su cauce aunque uno no quiera...
Es la ley de la naturaleza.

Besito