miércoles, 4 de marzo de 2009

Tamaños


Ahí estaban los tres en fila, y ninguno le preguntó al otro por su forma, ni por su tamaño. Parecerse no es malo, ser diferente tampoco. ¿Por qué hay tanto interés en que nos fijemos en las formas? ¿Dónde quedó el fondo de las cosas? Las apariencias son un lastre que nos sirve en la práctica para encasillar y calificar. No niego su utilidad... pero en ocasiones el daño es irreversible. Siento que la entrada de hoy sea tan abstracta aquí en el Arroyo Garabato donde las cosas suelen ser palpables... pero ya saben.... cosas de las etiquetas y los etiquetadores.

8 comentarios:

Luz de Gas dijo...

Esto ya es tremendo, creo que hay una conexión en la intranet entre los callejones del Garabato y el gas.

Es muy cómodo hacer un juicio rápido y olvidarte de hacer más, quien lo hace se queda con la punta del iceberg.

Un abrazo

el aguaó dijo...

En esta ciudad de Gloria y chapuzas, a la misma vez, se sabe mucho de etiquetar. Las catalogaciones lo único que hacen es daño.

Un abrazo enorme.

ROSALÍA dijo...

No creo que sea tan abstracto lo que dices. Hablas de colores [racismo], formas [anorexia, bulimia], tamaño [posición social] ... Post de plena actualidad, vamos!!

-------
Es lo que tienen los niños, les gusta mezclar. La pena es que a algunos, de mayores, se les olvida lo genial que es la diversidad...

Bsos.

El callejón de los negros dijo...

Luz de gas bueno... no se si sabes que las redes locales usaban la tecnología ethernet y que se les puso el nombre por el 'éter' (segun la RAEL...Fluido sutil, invisible, imponderable y elástico que, según cierta hipótesis obsoleta, llena todo el espacio, y por su movimiento vibratorio transmite la luz, el calor y otras formas de energía) ...

Los juicios rápidos, quizás buenos en los juzgados pero muy malos para la sociedad del día a día.

Aguaó efectivamente, vivimos con la necesidad de encasillar para sentirnos arropados, cuando perdemos realmente la naturalidad y la libertad.

ROSALIA has puesto el dedo en la llaga ...

A todos, seguimos conectados...

Antonio

marisa dijo...

Pues eso que nos etiquetan, nos hacebn sentirmnos mal por no dar la talla y encima nos dan consignas para el éxito, Ay.

Luz de Gas dijo...

Ya decía yo que había algo, ya veras por qué lo decía.

Du Guesclin dijo...

Odio las etiquetas, profundamente. A los que etiquetan no porque entonces estaría haciendo como ellos, pero siempre me ha parecido de acomplejados. Y paro que al final termino poniendo el código de barras...

Saludos.

El callejón de los negros dijo...

Marisa eso de las consignas para el éxito... cabrea tela...

D.G. es una característica del débil, el etiquetar sin conocer por las apariencias... otra cosa es la capacidad de calar al personal cuando se ha conocido...

A todos gracias por aportar vuestra visión.

Antonio